😎 60% Descuento:  Curso de Hacking Redes Inalámbricas >> Ver Más

¿Qué es la Web 3.0 y por qué es conocida como el Internet del futuro?

Si las promesas de la Web 3.0 se hacen realidad, podríamos ser testigos de los cambios más dramáticos que la sociedad jamás haya visto.

Empecemos desde el principio. La web se creó en 1990. Su primera versión, la Web 1.0, era sencilla. Abrías un navegador web, escribías la dirección de un sitio web y presionabas enter. Una vez que el sitio web se cargaba en la pantalla, podías navegar.

Nadie controlaba la Web 1.0. Siempre que tuvieses una conexión a Internet, podías acceder a las páginas web para leer, navegar y comprar cosas. La Web 1.0 obedecía a un protocolo estándar, global y abierto: HTTP.

Pero la experiencia del usuario era limitada. Visitábamos sitios web para explorar, pero nunca para crear contenido por nuestra cuenta. Ese privilegio era para unos pocos: programadores. En la Web 1.0, la mayoría de nosotros éramos meros consumidores de contenido creado por otros.

Esta versión de la web duró hasta 2004. Luego vino Facebook, y con él, la revolución de las redes sociales o lo que se conoce como Web 2.0. En lugar de simplemente navegar, Facebook, Twitter y Youtube permitieron que cualquier persona creara contenido. No se necesitaron habilidades de programación. Las personas pueden escribir publicaciones, cargar imágenes, compartir y dar me gusta a videos, y conectarse con otras personas. En la Web 2.0 eres consumidor y creador.

Web 2.0

Web 2.0 es la era en la que vivimos. Y aunque cambió nuestras vidas de muchas maneras buenas, creó varios problemas.

En lugar de una web gratuita y abierta, Internet ahora está totalmente controlado por unas pocas empresas. La desigualdad financiera creció a medida que los propietarios de las plataformas Web 2.0, Zuckerberg y sus amigos, se convirtieron en los grandes ganadores. En contraste, el resto de nosotros somos participantes no remunerados.

Cuando publicamos, damos me gusta, compartimos y comentamos, no ganamos dinero o recibimos una pequeña fracción del valor que agregamos. Sin embargo, nosotros, los usuarios, somos el corazón de estas plataformas. Sin nosotros, no son nada.

En la Web 2.0, no tenemos control sobre nuestros datos, dónde se almacenan y con quién se comparten. Los propietarios de la plataforma recopilan y venden nuestros datos a varias empresas, a veces incluso sin nuestro consentimiento. ¿Y qué obtenemos de este dulce trato? Nada tangible excepto anuncios personalizados y recomendaciones.

Esta ausencia de propiedad conduce a la falta de privacidad y anonimato. Los usuarios que viven bajo regímenes opresores corren un grave riesgo cuando utilizan las plataformas de la Web 2.0. Los gobiernos pueden rastrear a los usuarios y bloquear sitios web completos para disuadir ideas y opiniones no deseadas.

Y, por supuesto, tenemos el tema de la censura. Hemos visto cómo las plataformas de la Web 2.0 suspenden cuentas, eliminan publicaciones y bloquean usuarios solo porque sus opiniones no se alinean con la “política” de la plataforma.

Para solucionar estos problemas y más, algunos empresarios e ingenieros están creando la próxima generación de la web: Web 3.0.

Web 3.0

La Web 3.0 está descentralizada. Esto significa que la red se ejecuta en millones de computadoras en todo el mundo, no en algunos centros de datos localizados propiedad de empresas. Esta red descentralizada está inspirada en la cadena de bloques, la tecnología detrás de Bitcoin y las criptomonedas.

Las aplicaciones creadas con protocolos Web 3.0, conocidas como dapps (aplicaciones descentralizadas), no pueden ser cerradas por entidades, corporaciones o gobiernos. Cualquier persona con una computadora puede participar en el funcionamiento de la red.

En la Web 3.0, tanto los usuarios como los constructores pueden ganar dinero y vivir bien. Esto es posible porque las dapps y otros servicios Web 3 funcionan con tokens de criptomonedas. Cada vez que la  usas, mejora e interactúas, ganas tokens. Cuanto más participes, más tokens acumularás. Los tokens que ganes se apreciarán. Puedes conservar tus ganancias o cambiarlas por monedas fiduciarias.

En el mundo de los negocios de hoy en día, la mayoría de nosotros no podemos invertir en nuevas empresas y empresas emergentes porque no tenemos suficiente capital o porque vivimos en los países equivocados, piensa en Túnez, Pakistán, etc. 

La Web 3.0  rompe esta desigualdad. Gracias a la descentralización, las personas de cualquier lugar y de cualquier estrato  social pueden invertir en proyectos en su inicio.

Debido a que la Web 3.0 se basa en el principio de propiedad compartida, todos tienen “piel en el juego“. Cuando una plataforma Web 3.0 crece y tiene éxito, todos ganan, no solo unos pocos elegidos. En la Web 3.0, eres un usuario, un creador, pero lo más importante, un propietario.

Recapitulemos:

Web 1.0: de sólo lectura pero está abierta a todo el mundo.

Web 2.0: Puedes leer y crear, pero está centralizada. No eres propietario. El poder y la propiedad pertenecen a un puñado de empresas e individuos.

Web 3.0: lo mejor de los dos mundos. Es descentralizada y abierta. Navegas, creas y posees.

Control de tus datos

En la Web 3.0 eres dueño de tus datos. Incluso te pueden pagar para alquilarlos. Este nivel de control es posible gracias a las claves privadas digitales. Tus datos son el equivalente a un depósito de seguridad digital. Solo tú tienes las llaves para abrir la caja fuerte.

¿Quieres anuncios personalizados y fuentes de noticias? Fácil. Puedes vender algunos de tus datos a los anunciantes, para que sepan un poco más sobre tí. Puedes seleccionar quién puede acceder a tus datos y quién no. Además, puedes seleccionar los bits que deseas compartir y los bits que deseas mantener en secreto. Tienes el control total.

Las aplicaciones de la  Web 3 están construidas con software de código abierto. Código abierto significa que cualquiera puede acceder al código, leerlo, editarlo y mejorarlo. Esta transparencia es diferente al software que construyen las empresas de la Web 2.0.

Imagina la diferencia entre el software corporativo y de código abierto como vegetales de cosecha propia versus alimentos procesados. Un alimento del que lo sabes todo, el otro está repleto de químicos desconocidos.

Las empresas que no utilicen código abierto se enfrentarán a problemas que otras empresas ya han resuelto. Perderán tiempo y recursos reinventando la rueda.

Con el software de código abierto, resuelve cada problema una vez. Supongamos que alguien construye una pieza de software para resolver un problema específico. En ese caso, otro ingeniero puede simplemente reutilizar ese código, mejorarlo o modificarlo para su caso de uso personal.

Si una comunidad no está satisfecha con una plataforma de la Web 3.0, simplemente puede clonar todo el software y luego crear las funciones que desee utilizando su nueva copia. En la jerga del software, esto se conoce como bifurcación. El software de código abierto se bifurca todo el tiempo.

Componibilidad

Hay otra característica poderosa del código abierto: la componibilidad. Los empresarios y programadores no necesitarán crear aplicaciones desde cero. En cambio, pueden combinar varias piezas de código abierto para crear software personalizado que coincida con sus objetivos. Las aplicaciones se conectan entre sí como bloques de lego. Debido a su componibilidad, los proyectos de la Web 3.0 avanzan con una rapidez espectacular.

La compatibilidad es un concepto poderoso no solo en el código abierto sino en todo tipo de esfuerzos creativos. Las comunidades de la Web 3.0 pueden escribir libros, guiones de películas o crear arte colectivamente en lugar de trabajar solos.

Imagínate si las próximas películas de Star Wars son propiedad y están administradas por fanáticos acérrimos en una plataforma de la Web 3.0.  Pueden votar y decidir cómo hacer avanzar la historia. Apuesto a que el resultado sería más emocionante que las secuelas que hemos visto hasta ahora.

Uso de NFT

Sabemos lo difícil que es para las personas con talento monetizar sus pasiones. Los científicos carecen de financiación. Los artistas no venden. La Web 3 cambiará eso. La gente monetizaría sus pasiones, cualquiera que sea esa pasión. Gracias a los tokens no fungibles (NFT), los pintores, poetas, científicos y músicos pueden vender los derechos digitales de sus creaciones o compartir la propiedad con una comunidad dedicada.

Cuando construimos mercados que realmente recompensan a las personas creativas, suceden dos cosas. Primero, a las personas creativas se les paga lo que se merecen. En segundo lugar, muchas personas se inspiran para seguir su pasión en lugar de abandonar sus sueños. Como resultado, habrá una explosión de gente inteligente haciendo cosas creativas. Y la sociedad en su conjunto prosperará como nunca antes.

Los productos creados con los protocolos de la Web 3.0 no necesitarán marketing. Los usuarios, que son los propietarios, hacen la comercialización. Cuando las personas son propietarias de una parte de una empresa, cuando tienen piel  en el juego y participan, hablarán al respecto, correrán la voz y motivarán a otros a unirse.

Organizaciones autónomas descentralizadas

La característica más poderosa de la Web 3.0 es la DAO (organizaciones autónomas descentralizadas). Una DAO es como un gobierno construido sobre los protocolos de la Web 3.0. Las DAOs no tienen una autoridad central, ni un primer ministro, ni un presidente. En lugar de restringir el poder a unos pocos, todos pueden votar las decisiones. Los DAO permiten que las personas gobiernen, trabajen, contraten, diseñen y asignen recursos de forma colectiva.

Las DAO son más transparentes que las organizaciones tradicionales, ya que toda la financiación, la toma de decisiones y las transacciones se encuentran en bases de datos abiertas y públicas. 

Desafíos de la web 3.0

Por supuesto, una transición a la Web 3.0 tendrá sus desafíos. Algunas personas piensan que la gobernanza impulsada por la comunidad es excelente en algunas situaciones, pero no tanto en otras. ¿Podría una gran comunidad ser tan progresista y arriesgada como una persona o un pequeño grupo de personas? ¿Daría lugar una DAO a ideas arriesgadas y audaces como el iPhone, SpaceX o la investigación de psicodélicos? Debemos abordar estas preguntas y desafíos para avanzar con una Web 3.0 que funcione para todos.

Para que la mayoría se una a la revolución Web 3.0 los pioneros deben ofrecer productos y servicios mucho más atractivos que los existentes. Por el momento, las empresas de la Web 2.0 tienen una ventaja demasiado grande. Con sus grandes ganancias, miles de millones de usuarios e infraestructuras de vanguardia, aún superan a cualquier competencia. Además, no esperes que las corporaciones permanezcan inactivas mientras la Web 3.0 destruye sus imperios centralizados. Se defenderán y de manera furtiva.

Conclusión

La Web 3.0 es descentralizada, impulsada por la comunidad, es segura y privada. Está construida con software que es abierto y componible. Sus productos y servicios serán de calidad y alcance como todo lo que hemos visto en la Web 2.0. 

La Web 3.0 promueve la democracia en todos los niveles de la sociedad. En la Web 3.0 dejamos de ser explotados; todos ganan Ya sea que seas un empleado que trabaja muchas horas, un artista mal pagado o un líder que lucha por tomar las decisiones correctas, la Web 3.0 mejorará tu vida. Es por eso que, tarde o temprano, tú y yo, y todos los demás, naturalmente abandonaremos la web de hoy por una web mejor.

Deja un comentario

Adquiere tu Membresía Anual Wiser

Adquiere tu Membresía Anual Wiser y adquiere grandes beneficios

Más información