😎 60% Descuento:  Curso de Hacking Redes Inalámbricas >> Ver Más

Privacidad vs. seguridad – ¿Cuál es la diferencia?

En línea, la privacidad y la seguridad van de la mano. A menudo se usan indistintamente, pero eso no es del todo correcto. Si bien la privacidad y el anonimato pueden prestarse a una mejor seguridad, no son lo mismo que la seguridad: son un aspecto de ella.

Aquí hablaremos detalladamente sobre la privacidad y seguridad en el mundo en línea. Analizaremos por qué necesitas ambos y qué puedes hacer para crear un entorno en línea más seguro para ti. 

Privacidad y seguridad: ¿son lo mismo?

Comencemos por definir qué son la privacidad y la seguridad:

  • La privacidad se refiere al control que tienes sobre tu información personal y cómo se utiliza esa información. La información personal es cualquier información que se pueda utilizar para determinar tu identidad.
  • La seguridad se refiere a qué tan protegida está tu información personal.

Si eliges o no compartir ciertos detalles en tu perfil de redes sociales, por ejemplo, es una cuestión de privacidad personal. Qué tan bien una plataforma como Facebook protege la información que requiere que proporciones para que puedas usar la plataforma es una cuestión de seguridad.

Aquí hay otro ejemplo: digamos que abres una nueva cuenta corriente en tu banco local. Tienes que darle a ese banco tu información personal, que mantienen en archivo, para abrir esa cuenta. Si continúas utilizando esa cuenta sin infracciones de tus datos, han mantenido la privacidad y la seguridad.

Sin embargo, si el banco vende tu información a anunciantes externos, tu privacidad se verá comprometida incluso si ese banco continúa manteniendo tu información personal segura de atacantes externos. Si ocurre una infracción de datos y los ciberdelincuentes se apoderan de tu información, tanto tu seguridad como tu privacidad se verán comprometidas.

Protección

La diferencia entre la privacidad de los datos y la seguridad de los datos se reduce a quién y de qué se protegen tus datos. La seguridad se puede definir como proteger los datos de amenazas maliciosas, mientras que la privacidad se trata más de usar los datos de manera responsable.

Es por eso que verás medidas de seguridad diseñadas en torno a la protección contra infracciones de datos sin importar quién sea la parte no autorizada que esté tratando de acceder a esos datos. Las medidas de privacidad tienen más que ver con la gestión de información confidencial, asegurándose de que las personas con acceso a ella solo la tengan con el consentimiento del propietario y cumplan con las medidas de seguridad para proteger los datos confidenciales una vez que los tengan.

Medidas como el Reglamento general de Protección de Datos (GDPR) son un ejemplo de medidas de privacidad en acción. Requiere que las empresas te informen por adelantado sobre qué datos recopilan y cómo pretenden utilizar esos datos. Entonces, necesitan tu consentimiento para poder recopilarlos.

En el mundo real, las empresas aún pueden encontrar formas de evitar medidas como esta. Si diseñan su aplicación, sitio web o servicio para que no puedas usarlo a menos que aceptes proporcionarles tus datos, eso no te deja muchas opciones en cuanto a la privacidad de tus datos. Es por eso que algunas personas están tomando medidas adicionales para bloquear la recopilación de datos y protegerse de las amenazas. Por ello, muchos usuarios han optado por mejorar tanto su privacidad como su seguridad en línea.

Cómo proteger mejor tu privacidad y seguridad en línea

Afortunadamente, es bastante fácil obtener cierto grado de anonimato y seguridad en línea, incluso si no tienes mucho dinero para gastar en ello. Medidas como la navegación de incógnito, la desactivación de cookies y el uso de una VPN son formas relativamente accesibles de comenzar a estar más seguro en línea.

Ningún método es absolutamente perfecto, y no debes depender de una única solución para una completa seguridad y privacidad de los datos. Sin embargo, combinarlos te brindará una mayor protección que usar uno o ninguno.

Usar una VPN

Las redes privadas virtuales (VPN) son un método popular para la protección en línea en este momento, especialmente cuando se usa una conexión vulnerable o no segura como la de tu cafetería local. Las VPNs evitan que los sitios web y los proveedores de servicios de Internet (ISP) rastreen el historial de tu navegador, y muchas de ellas vienen con algún nivel de protección contra ataques. Pero tienen algunas vulnerabilidades que debes conocer.

Si bien una VPN puede proporcionar algo de anonimato al falsificar tu dirección de protocolo de Internet (IP) y cifrar tu conexión, aún te expone a otros métodos de seguimiento que no dependen de tu ubicación. Las huellas digitales del navegador y los inicios de sesión en redes sociales, por ejemplo, se pueden usar para reconstruir tu historial y dar pistas sobre quién eres tú, incluso si estás navegando con una VPN.

Las VPN son una herramienta valiosa. No obstante, es mejor usarlas junto con el modo incógnito en un navegador para asegurarte de que no quede ningún historial, incluidos los inicios de sesión en redes sociales. También es una buena idea optar por una VPN que borre los registros de tu información tan pronto como hayan sido creados.

Debes aprovechar el cifrado

El uso de aplicaciones con cifrado de extremo a extremo es una buena forma de aumentar la seguridad de tus datos en línea. Los servicios de mensajería como Signal están cifrados de un extremo a otro, lo que significa que nadie más que el remitente y el destinatario del mensaje pueden ver los datos. Esto se debe a que los datos se cifran (o codifican) antes de enviarse y luego se descifran solo cuando llegan a tu dispositivo.

Una advertencia aquí es asegurarse de que el servicio que estás utilizando esté realmente cifrado de extremo a extremo. Telegram, por ejemplo, afirma que usa cifrado para proteger tus datos. Sin embargo, eso solo es cierto si inicias un chat seguro en la aplicación, no para todas las comunicaciones.

Debes practicar una buena “higiene digital”

Más allá de cubrir tus pistas y cifrar tus datos, existen algunas otras mejores prácticas que puedes utilizar para mejorar la seguridad y la privacidad en línea. Entre estas prácticas podemos mencionar las siguientes:

  • Limitar lo que compartes en línea y en las redes sociales. Por ejemplo, registrarse o etiquetarse constantemente en determinadas ubicaciones, puede dar a las personas una mejor idea de dónde te encuentras. Es una buena idea revisar periódicamente la configuración de privacidad en sitios como Facebook para saber quién puede ver lo que publicas. También es muy fácil limitar quién puede ver tu actividad, y debes aprovechar eso también.
  • Debes utilizar un administrador de contraseñas seguro en el que confíes, o mejor aún, mantener tus contraseñas en algún lugar sin conexión donde no puedan acceder a ellas los delincuentes que buscan datos.
  • Tienes que descargar e instalar programas antivirus y antimalware y utilizarlos con regularidad.
  • Prueba el bloqueo de anuncios y las extensiones de bloqueo de cookies para cualquier navegador que estés utilizando, o puedes utilizar navegadores anónimos como DuckDuckGo.
  • No guardes tarjetas de crédito y débito cuando realices compras en línea: el sistema de la tienda podría ser vulnerable a ataques. Debes echar un vistazo como invitado o con un perfil virtual.

Estas son solo algunas de las medidas que puedes tomar para que a los ciberdelincuentes les resulte más difícil acceder a tus datos. Cuantos más obstáculos puedas poner en su camino, mejor.

No hay nada infalible

Si bien ninguna aplicación te garantizará el anonimato total y la seguridad inquebrantable, varias medidas utilizadas juntas pueden marcar una diferencia sustancial. Muchos de los métodos descritos aquí están disponibles a bajo costo o sin costo alguno; incluso hay VPNs gratuitas. Así que pruébalos, observa qué funciona para ti y tal vez respires un poco más tranquilo con una protección adicional en línea.

Deja un comentario

Adquiere tu Membresía Anual Wiser

Adquiere tu Membresía Anual Wiser y adquiere grandes beneficios

Más información