😎 60% Descuento:  Curso de Hacking Redes Inalámbricas >> Ver Más

¿Qué es el secuestro de sesiones y cómo se puede prevenir?

Estás navegando en línea, ocupándote de tus asuntos. Sin que lo sepas, un atacante está planeando secuestrar tu sesión de navegación. ¿Por qué razón? Podrías preguntarte.

Además de robar tu información confidencial con intenciones maliciosas, los atacantes podrían causar más daño y hacer que tú cumplas sus órdenes. Si estás desesperado, es posible que te veas obligado a ceder a sus demandas.

Las consecuencias de sufrir un secuestro de sesión deberían inspirarte a proteger tu red contra tal intrusión.

¿Qué es el secuestro de sesiones?

Cada vez que inicias sesión en un sitio web, se crea una sesión. Esta sesión genera una identificación de sesión para ti y almacena tu información para su uso en varias páginas. Eso explica por qué puedes navegar a través de varias páginas de un sitio web sin tener que ingresar tus datos de inicio de sesión en cada página.

En el ciberespacio, una sesión típica comienza en el momento en que un usuario inicia sesión en un servidor web para realizar una actividad y finaliza cuando el usuario cierra la sesión. En el momento en que inicias sesión en un sitio web, el navegador establece una cookie de sesión temporal como recordatorio de que has sido autenticado y ahora has iniciado sesión. Cuando cierras sesión en el sitio, el servidor web invalida las cookies de sesión, por lo que necesitarás volver a ingresar tus datos de inicio de sesión para acceder al sitio nuevamente.

Un secuestro de sesión es una situación en la que un atacante secuestra tu sesión web activa. También conocido como secuestro de cookies, se ejecuta principalmente en las sesiones de tu navegador y aplicaciones web.

Los atacantes pueden secuestrar tu sesión de navegación mientras aún estás conectado a un sitio y obtener acceso no autorizado a tus datos confidenciales.

No hay límite para el lugar donde se produce el secuestro de sesiones. Podría suceder cuando realizas una transacción en tu aplicación bancaria, compras en línea o interactúas con tus seres queridos, exponiendo tu información confidencial a ciberdelincuentes hambrientos de datos.

¿Cómo funciona el secuestro de sesiones?

Para que los atacantes ejecuten con éxito el secuestro de sesiones, deben conocer el ID (identificador) de sesión de sus víctimas. ¿Cómo obtienen esa información?

Digamos que iniciaste sesión en un sitio web con una cuenta registrada. Puede ser un sitio web de tarjeta de crédito, una red social, una tienda en línea o un servicio web. Cuando inicias sesión, el sitio web configura una cookie de sesión temporal en tu navegador. Esta cookie de sesión almacena la información que usaste para iniciar sesión y permite que el sitio web verifique tu información y te  mantiene conectado mientras rastrea tu actividad durante la sesión.

Los atacantes pueden obtener acceso a tu ID de sesión robando la cookie de sesión o atrayéndote para que hagas clic en un enlace malicioso que oculta una ID de sesión prevista. Una vez que el atacante obtenga tu ID de sesión contigo todavía conectado, puede secuestrar tu sesión. Pueden usar la ID de sesión robada en tu navegador, haciéndose pasar por ti, para ejecutar cualquier acción para la que esté autorizado.

¿Cuáles son los métodos de secuestro de sesiones?

Los atacantes pueden ser malvados, pero debes reconocerles su habilidad. Tienen muchos trucos bajo la manga para secuestrar o robar los IDs de sesión de los usuarios. Los métodos más comunes utilizados incluyen:

1. Secuencias de comandos entre sitios (XSS)

El tipo de ataque de secuencias de comandos entre sitios es la forma más común de secuestrar la sesión de un usuario. Aprovecha la vulnerabilidad de la seguridad en el servidor web de destino .

En este caso, un atacante envía una inyección de script a las páginas web que visitaste en forma de enlace malicioso. Cuando haces clic en el enlace, redirige tu información personal al atacante. Esto puede suceder cuando una aplicación web o un sitio web no tiene el análisis de datos adecuado.

2. Fuerza bruta

Un ataque de fuerza bruta implica que el atacante adivine tu contraseña correctamente. Ingresan varias contraseñas hasta que encuentran la correcta. Un ataque de fuerza bruta, en este caso, funciona bien en sitios web que utilizan claves de sesión que se pueden adivinar fácilmente.

3. Sesión paralela

En el secuestro lateral de sesiones, el atacante debe tener el tráfico de red del usuario objetivo. Es posible que puedan acceder a él a través de un ataque de  hombre en el medio o cuando el usuario inicia sesión con una red Wi-Fi no segura.

Los ciberdelincuentes utilizan lo que se llama detección de paquetes para observar el tráfico de un usuario en busca de sesiones para robar. Si el sitio web utiliza el antiguo protocolo SSL, los atacantes podrían robar claves de sesión y seguir secuestrando las sesiones de los usuarios y hacerse pasar por ellos en el sitio web.

4. Fijación de sesiones

Un ataque de fijación de sesión requiere que un atacante busque una vulnerabilidad en la forma en que una aplicación web administra tu ID de sesión. Un atacante puede engañarte para que uses un ID de sesión que anteriormente conocía. Cuando lo usas, ellos realizan su propia solicitud con el mismo ID de sesión como si fueran los verdaderos propietarios del ID de sesión.

5. Inyección de malware

Un atacante puede atacarte directamente instalando malware en tu dispositivo que le ayudará a realizar un rastreo automático de sesiones. Parte de este malware se ha programado para ejecutar actividades maliciosas sin tu conocimiento.

Cuando haces clic en un enlace malicioso enviado a tu “medida”, este escaneará tu tráfico y robará las cookies de tu sesión.

Cómo prevenir el secuestro de sesiones

El secuestro exitoso de sesiones conduce a datos confidenciales y pérdidas financieras, entre otros efectos dañinos. Los propietarios y usuarios de sitios web tienen un papel que desempeñar para garantizar que tus cookies de sesión no sean secuestradas.

Cultivar buenas prácticas de ciberseguridad contribuye en gran medida a proteger tus sesiones. He aquí cómo hacerlo.

Medidas preventivas para propietarios de sitios web

Si eres propietario de un sitio web, los siguientes consejos te ayudarán a proteger tu sitio web contra el secuestro de sesiones.

1. Habilitar HTTPS en tu sitio web

Un sitio web no seguro es una invitación para que los atacantes realicen un secuestro de sesiones. Como propietario de un sitio web, debes proteger tu aplicación web utilizando el cifrado TLS actualizado para proteger la comunicación de datos entre usuarios y servidores. Tienes que habilitar HTTPS. No solo en la página de inicio, sino en todas las páginas web.

2. Utilizar el framework web para administrar las cookies de sesión

Tienes que utilizar identificadores de sesión aleatorios largos que son difíciles de descifrar con ataques de fuerza bruta. En lugar de crearlos tú mismo, debes utilizar un framework web para crear y administrar cookies de sesión.

3. Modificar el ID de sesión después de la autenticación

El ID de sesión en tu sitio web debe volver a generarse después de que se autentique un usuario. En caso de que los ciberdelincuentes robaran la identificación inicial, la regeneración la invalida a medida que se recrea otra.

4. Actualizar tu sitio web

Tienes que implementar software contra malware confiable en tu sitio web para proteger a tus visitantes de las vulnerabilidades en línea y actualizarlo con regularidad. Los sitios web obsoletos están abiertos a varias vulnerabilidades que los atacantes pueden aprovechar.

Medidas preventivas para los usuarios de sitios webs

Como usuario en línea, aquí te mostramos cómo mantenerte a salvo del secuestro de sesiones cuando navegas por un sitio web.

1. Tratar los enlaces con precaución

Como usuario de la web, debes evitar hacer clic en enlaces innecesarios en un sitio web. Si no estás seguro de la fuente de un enlace, ignóralo. Ten cuidado con los mensajes o correos electrónicos de fuentes no verificadas que te soliciten iniciar sesión o cambiar tus datos de inicio de sesión.

2. Evita las redes inalámbricas abiertas

Los puntos de acceso abiertos o las redes inalámbricas son señuelos para atraerte a las redes de los atacantes.

Los ciberdelincuentes entienden que a las personas les encantan los regalos, por lo que ofrecen una red inalámbrica abierta infectada para atrapar víctimas. Si debes usar una, evita realizar transacciones de pago o ingresar información confidencial mientras la usas.

3. Utilizar sitios web seguros

Los sitios web no seguros con HTTP carecen de la máxima seguridad y son presa fácil de los hackers. Pueden invadir tu sesión de navegación sin mucho esfuerzo. Debes buscar siempre sitios web seguros con HTTPS para tus interacciones en línea.

4. Instalar el software de seguridad

Debes instalar software de seguridad en los dispositivos que usas para actividades en línea. No te quedes ahí. Esfuérzate por actualizar el software de seguridad; hacerlo protege tu dispositivo del malware que se utiliza para realizar el secuestro de sesiones.

Protección integral contra el secuestro de sesiones

Un usuario en línea promedio inicia varias sesiones al día. Cada sesión es una oportunidad para que los ciberdelincuentes ataquen.

Cuando los ciberdelincuentes no encuentran resistencia en su intento de entrar en tu red, no dudarán en hacerlo. De hecho, les darás la confianza para causar más estragos de los que planearon inicialmente.

Debes tratar cada sesión en su sitio web o en línea con precaución; Existe una alta probabilidad de que ya seas un objetivo de los atacantes.

Deja un comentario

Adquiere tu Membresía Anual Wiser

Adquiere tu Membresía Anual Wiser y adquiere grandes beneficios

Más información