Ofertas relámpago:  Curso de Hacking de Redes Inalámbricas 60% Descuento

Esta es la forma más segura de almacenar y compartir tus fotos íntimas

title

La semana pasada, google anunció una nueva y práctica función para Google Photos: la capacidad de ocultar tus fotos sexys en una carpeta bloqueada. En esa carpeta, tus amigos no pueden ver el contenido “pícaro” interno ni accidentalmente. 

Está bien, claro, Google no salió directamente y dijo que para eso es, pero todos sabemos que no es para fotos de tu perro secreto. Sin embargo, una carpeta oculta es solo una parte de una dieta equilibrada de privacidad. Aquí te mostramos cómo estar seguro de principio a fin si decides tomar y compartir fotos de ti mismo.

Antes de comenzar, un descargo de responsabilidad: La forma más segura de asegurarte de que tus fotos íntimas nunca terminen en un lugar que no pretendías es no tomarte fotos íntimas. Al igual que la forma más segura de evitar el embarazo o las enfermedades de transmisión sexuales nunca tener relaciones sexuales. 

Pero es importante reconocer que la educación basada únicamente en la abstinencia es incompleta. Así que, mientras recuerdas que no tomarse fotos íntimas es una opción (y nadie debe jamás presionarte para tomarte fotos comprometedoras de ti mismo), esta guía se centrará en cómo mantenerte a salvo sin tener que recurrir a la abstinencia digital.

Asegúrate de confiar en el destinatario

Al igual que con cualquier acto íntimo, compartir fotos o videos de ti mismo desnudo requiere confianza. Es una buena idea, incluso antes de tomar las fotos, saber si la persona a la que se las enviaras podría compartirlas con otra persona. También debes considerar si las conserva más tiempo del que tu acordaste, o si puedes confiar en que las eliminarán si lo solicitas.

Desafortunadamente, descubrir cómo confiar en otra persona es un poco complicado para una guía como esta. No obstante, aquí hay algunas señales de alerta que podrían indicar que es mejor esperar:

  • Los conoces desde hace poco tiempo. Las hormonas pueden hacer que cualquiera parezca mejor, más seguro y más emocionante de lo que realmente es. Si acabas de conocer a alguien y aún no sabes mucho sobre él, nunca es mala idea esperar.
  • Te están presionando para que hagas cosas que te incomodan. Si no te sientes cómodo tomándote fotos y la respuesta de tu pareja es: “¡Vamos, bebé, necesito verte!” Esa es una gran señal de alerta de que no respetan tus límites.
  • Tu reputación personal o profesional se vería perjudicada si las fotos salieran a la luz. Dependiendo de la industria o comunidad en la que trabajes, es posible que no sea un gran escándalo si se publican fotos tuyas. De hecho, existen algunas comunidades para ayudar a las personas a compartir voluntariamente sus fotos con extraños. Sin embargo, nunca es necesario que formes parte de ese grupo. Si crees que tu trabajo, tu familia o tus amigos podrían verse afectados, es más seguro omitir el intercambio, incluso si confías en tu pareja.

No cedas

Pase lo que pase, recuerda la regla número uno: siempre debes poder decir que no. No solo para tomar o compartir las fotos inicialmente, sino para cualquier cosa que venga después. 

Si no deseas que un compañero comparta tus imágenes, las publique en línea o las almacene en un lugar inseguro, o si deseas que elimine las fotos en cualquier momento, deberías poder solicitarlo. Si alguien intenta quitarte esa opción, no está respetando tu consentimiento y es posible que no sea una buena persona con quien compartir imágenes sensibles.

Recortar u ocultar características (y datos) de identificación

Es completamente posible, incluso con un compañero de confianza, que salgan fotos tuyas. Tu teléfono o el teléfono de tu pareja podría ser hackeada. Eso significa que una aplicación de galería extraviada podría dejarse abierta o alguien que solía ser confiable podría romper esa confianza. Independientemente de las circunstancias, una forma clave de minimizar el daño si eso sucede es asegurarse de que las fotografías no tengan muchos datos sensibles. Asegúrate que las fotos que tomes tengan la menor información de identificación posible.

Esto puede incluir recortar fotos para recortar caras o partes identificables del fondo. Si recortas la cara, pero hay un cuadro en la pared que tu familia sabe que es tuyo, la imagen aún podría rastrearse hasta ti. 

Difuminar o censurar los tatuajes es una buena idea (tu teléfono generalmente tiene herramientas que puedes usar para dibujar sobre las imágenes). No obstante, también debes tener en cuenta que la ubicación de los tatuajes en sí puede usarse para identificarte. 

Además, no olvides eliminar los datos de identificación. Si la cámara de tu teléfono agrega automáticamente datos de ubicación a tus fotos, apágalo. Las fotos también vienen con un sinfín de otra información incrustada llamada datos EXIF. Eliminar esa información de tus fotos antes de compartirlas ayudará a garantizar que nadie más pueda averiguar cuándo, dónde y cómo te tomaste una foto.

Desactivar las copias de seguridad en la nube y almacene fotos de forma privada

Una vez que tomes las fotos, querrás estar al tanto de dónde terminan. Esto puede ser difícil si tu teléfono está realizando copias en tu escritorio, tablet y la nube antes de que hayas terminado de tomarlas. 

Para evitar esto, tienes dos opciones. Primero, debes desactivar las copias de seguridad en la nube o utilizar una aplicación diferente que no haga copias de seguridad de las fotos automáticamente. 

Por ejemplo, si bien Snapchat tiene sus propias funciones de respaldo en la nube, tomar fotos con Snapchat no se respaldará automáticamente en Google Photos. Por lo tanto, podrías tomar fotos normales con tu aplicación de cámara habitual. Sin embargo, si tomas fotos más atrevidas con Snapchat debes guárdalas localmente solo en tu teléfono.

Aquí también es donde las funciones como la carpeta bloqueada de Google o los álbumes ocultos de Apple son útiles. La versión de Google solo conservará una copia de todo lo que esté en la carpeta bloqueada de tu teléfono. Esto evita que aparezca accidentalmente en otro lugar. Por otra parte, Apple aún permite que iCloud sincronice archivos que están en un álbum oculto. No obstante, esos archivos permanecen ocultos en todos los dispositivos con los que están sincronizados.

Si tu teléfono o dispositivo aún no tiene una función para ocultar fotos, aún puedes mantenerlas almacenadas de forma segura por tu cuenta. Una carpeta protegida con contraseña en tu dispositivo o incluso un almacenamiento externo como una tarjeta SD o una USB puede ser un lugar seguro. En un dispositivo como estos puedes almacenar fotos una vez que hayas terminado de editarlas y compartirlas.

Utilizar aplicaciones de mensajería segura (NO Facebook) para enviar fotos

Una vez que tus desnudos salen de tu teléfono, ya no está completamente bajo tu control quién los ve. Cualquier servidor donde se almacenen temporalmente (o permanentemente) podría ser un lugar potencial donde las fotos se filtran o se roban. Una de las mejores formas de evitar ese problema es utilizar aplicaciones de mensajería encriptadas como Signal o Telegram.

Estas aplicaciones cifran cualquier mensaje o foto que envíes entre dispositivos. Por lo tanto, incluso si alguien espía tus datos mientras viajan a su destino, no podrán ver de qué se trata. Solo el dispositivo que envía los datos y el dispositivo que los recibe pueden ver las fotos. Ambas aplicaciones también te permiten crear mensajes autodestructivos que se borrarán a sí mismos después de cierto tiempo.

Por supuesto, es importante recordar que, si alguien puede verlo, puede copiarlo. La mensajería cifrada es buena para asegurarte de que un tercero no encuentre tus fotos. Empero, incluso con mensajes que se autodestruyen, siempre es posible que la persona con la que compartes tome capturas de pantalla. Esta persona también puede tomar fotos de tu pantalla con otra cámara o guardar las copias que aún pueden filtrarse mucho después de que creas que el mensaje ha desaparecido. Una vez más, asegúrate de confiar en la persona con la que estás compartiendo antes de enviar esas imágenes.

Bloquear tu teléfono y configurar herramientas remotas

A pesar de todo nuestro enfoque en los ciberdelincuentes que intentan robar fotos comprometedoras de un servidor, en última instancia, una de las mayores amenazas a tu privacidad puede provenir del interior de tu propia casa. Un miembro de la familia entrometido, un niño curioso o un invitado con problemas de límites podrían terminar levantando tu teléfono. También podría echar un vistazo a tu galería y observar algo que no es para sus ojos.

Para evitar esto, es una buena idea configurar la seguridad en su teléfono. (En realidad, es una buena idea de todos modos). Como mínimo, asegúrate de que tu teléfono esté protegido por un PIN. 

La mayoría de los teléfonos modernos tienen huella digital o identificación facial que pueden bloquear tu teléfono de manera aún más segura. Un miembro de la familia podría observar por encima de tu hombro y memorizar tu PIN, pero no puede memorizar tu huella digital. Esta capa adicional de protección ayudará a mantener alejadas las miradas indiscretas. Incluso podría ser necesaria para algunas funciones de seguridad, como la nueva carpeta bloqueada de Google.

También asegúrate de configurar herramientas remotas para localizar y bloquear tu teléfono. Tanto Apple como Google tienen funciones integradas que te permiten encontrar un teléfono perdido con GPS, bloquearlo de forma remota e incluso borrar el teléfono si realmente necesita asegurarse de que nadie pueda acceder a los archivos almacenados en él. 

Idealmente, no necesitará esta función el 99 por ciento del tiempo (especialmente solo para compartir desnudos con regularidad). Pero la única vez que lo necesites porque crees que alguien se llevó tu teléfono y podría tener acceso a tus fotos, te alegrarás de haberlo tenido.

Deja un comentario

Adquiere tu Membresía Anual Wiser

Adquiere tu Membresía Anual Wiser y adquiere grandes beneficios

Más información