Comparte en:

Con el brote de COVID-19 manteniendo a muchos en casa, Zoom ha visto un gran aumento en el uso en escuelas y negocios. Pero con las crecientes preocupaciones de privacidad y seguridad, ¿cómo puedes mantenerte a salvo?

Con la actual pandemia de COVID-19, muchos de nosotros hemos tenido que hacer ajustes rápidos en el estilo de vida. Todo para mantener el distanciamiento social y las reglas de aislamiento.

Más de nosotros estamos trabajando y estudiando desde casa. El uso de herramientas de telecomunicaciones para conferencias y reuniones se está convirtiendo en un hábito diario para las personas de todo el mundo.

Una de estas herramientas en particular, Zoom, ha visto un gran aumento en el uso desde el brote de COVID-19. Esto se debe en parte a su ingenioso marketing y materiales de apoyo que han proporcionado a maestros, estudiantes, empleados de oficina y empleadores.

El investigador de privacidad de Consumer Reports, Bill Fitzgerald, sugirió que Zoom está utilizando la pandemia como una oportunidad de venta.

Problemas de privacidad de Zoom

Por supuesto, todos están interesados ​​en continuar trabajando y mantener la productividad a un ritmo constante durante esta crisis. Para muchos empleadores, Zoom parece ser una gran opción para hacerlo. Y Zoom se complace en atraer clientes que probablemente continuarán usando sus servicios. Esto después de que la pandemia disminuya, donde pueden continuar minando los datos personales de sus usuarios.

Muchas instituciones y lugares de trabajo no estaban preparados para una crisis de esta escala. Esto les obligó a adoptar tecnología sin tomarse el tiempo para considerar las implicaciones de privacidad y seguridad de las soluciones elegidas.

Zoom puede no ser adecuado para ti o tu organización, ya que las violaciones de privacidad continúan apareciendo.

Hace solo unos días se reveló que Zoom estaba filtrando direcciones de correo electrónico.  Además, otra información de perfil a otros usuarios con una dirección en el mismo dominio. ¡Más malas noticias para los usuarios de Gmail!

Zoom no es la mejor opción para proteger la privacidad de las comunicaciones. aAfirma falsamente que admite el cifrado de extremo a extremo (E2EE). Zoom solo utiliza la seguridad de la capa de transporte (TLS) regular, como la que se usa al visitar sitios web https.

Esto significa que Zoom puede ver el contenido de tus conversaciones y llamadas; esto no sería posible con un verdadero cifrado de extremo a extremo.

Si tienes la capacidad de elegir qué plataforma usar, te recomendamos considerar Jitsi o BigBlueButton. Dos opciones que tu empresa o institución puede alojar internamente, en lugar de confiar en las ofertas en la nube.

Sin más opciones

Pero a veces no tenemos la oportunidad de elegir las plataformas que debemos usar para comunicarnos con nuestros compañeros de trabajo, estudiantes y amigos.

Si debes usar Zoom o un software como este, hazlo con una máquina virtual (VM). Una VM es un programa que funciona como una computadora completamente separada dentro de tu computadora.

El sistema operativo “host”, que es tu sistema principal, continúa ejecutando todo lo que pueda necesitar. Mientras que un sistema operativo “invitado” también se ejecuta de forma completamente independiente.

Puedes ejecutar cualquier programa que desees – ¡como Zoom! – dentro de este sistema operativo invitado, y estarán completamente aislados de tu sistema y archivos. ¡Ni siquiera sabrá que el host existe!

El uso de una VM ayudará a mantener cierta seguridad, especialmente si necesitas usar un dispositivo personal en el hogar para trabajar.

Errores como estos exploits recientemente descubiertos que permitían que sitios web maliciosos habilitaran su cámara web y el uso de su cámara sin consentimiento. Asimismo, el descubrimiento del nombre de usuario de Windows de un usuario y la capacidad de robar credenciales no hubieran sido posibles.

Esto porque Zoom estaría completamente aislado en tu dispositivo y no podrían ejecutarse en absoluto cuando tu VM se apague. También vale la pena señalar que Zoom ha decidido congelar todas las funciones en un intento por mejorar la seguridad y la privacidad.

Cuando Zoom está confinado en la VM, no puede ver qué aplicaciones están abiertas afuera en tu sistema operativo host. Recomendamos a los usuarios que eviten conectar su cámara web (si pueden).

Sin embargo, algunos usuarios han informado que es alentado o requerido por su escuela o empleador. Afortunadamente en estos casos, aún puedes conectar tu cámara web según sea necesario al sistema operativo invitado para una funcionalidad completa.

Configurar Zoom en una VM

Crear una máquina virtual para aplicaciones como Zoom es una tarea relativamente fácil para la mayoría de los usuarios expertos en tecnología. Vamos a resumir los pasos básicos que necesitas aquí. Empero si necesitas más orientación, puedes seguir una guía con instrucciones detalladas y capturas de pantalla para ayudarte en el proceso.

Lo que necesitarás

  • Una computadora capaz de ejecutar una máquina virtual. La mayoría de las máquinas modernas deberían serlo, pero vale la pena verificarlo dos veces.
  • Un “hipervisor” de máquina virtual: esto es lo que realmente ejecuta la VM. Para la mayoría de las personas, el programa gratuito VirtualBox funciona bien, y es lo que usamos en nuestra guía. Los usuarios avanzados pueden desear usar una solución como Parallels, VMWare Workstation, Hyper-V o Gnome Boxes, las cuales también admitirán esta funcionalidad.
  • Los usuarios de VirtualBox que necesitan soporte para la cámara web también deben descargar el paquete de extensión de VirtualBox desde su página de descarga.
  • Una ISO de Debian (descarga del instalador de Linux , torrent)

Paso a paso

  1. Debes verificar que tu ISO de Debian sea legítima. Si te ves comprometido ahora, es posible que no se inicie, ¡o podrías estar instalando malware sin darte cuenta!
  2. Ahora debes instalar VirtualBox y VirtualBox Extension Pack si aún no lo has hecho.
  3. Tienes que crear una nueva máquina virtual en VirtualBox. Debes establecer el tipo en Linux/Debian. Asígnale una buena cantidad de RAM (30-40% de tu RAM total es buena para la mayoría de los usuarios) y crear un disco duro virtual.
  4. Posteriormente abre la configuración de la máquina virtual y adjunta la ISO de Debian que has descargado. También puedes ajustar la memoria de video (lo mejor es configurarlo a 128 MB o más).
  5. Debes iniciar tu nueva máquina virtual Debian y completa el instalador de Debian que debería iniciarse automáticamente.
  6. Instala VirtualBox Guest Additions en Debian.
  7. Finalmente, conecta todos los dispositivos (como cámaras web) que necesites usar a la VM y reinicia la VM.

Conclusión

Ahora puedes instalar prácticamente cualquier software que desees en tu nueva máquina virtual Linux, y estarás completamente aislado de tu máquina principal.

Recuerda que, si algo de esto es confuso, puedes hacer una búsqueda rápida en internet para resolver los posibles problemas que se te presenten.

Una vez que estés dentro, puedes usar el navegador web integrado en Debian para descargar Zoom, ¡y listo!



Categorías: how tonotihack

0 Comments

Deja un comentario